Los Altos y Valle de Valdivielso

Información conseguida en arteguias.com.


Si Burgos es el verdadero museo románico de Castilla, estas dos comarcas que vamos a abordar aportan un ramillete de edificios de primer orden, tanto en el plano arquitectónico como escultóricos. En los Altos el románico sigue la escuela de Sedano nacida de la influencia del Segundo Maestro de Silos. Es un románico de alta calidad, de escultura monumental y elegantes formas constructivas. En el Valle de Valdivielso hay una colección de templos más antiguos, con personalidad propia y bellísima arquitectura, teniendo como obra cumbre San Pedro de Tejada, de origen monástico. También nos ocuparemos de otros importantes monumentos románicos como las iglesias de Abajas, Ahedo de Butrón, Valdenoceda, Condado de Valdivielso y Almiñé.

 

San Pedro de tejada

El templo de San Pedro de tejada es uno de los monumentos románicos burgaleses más completo y conservado. La construcción es de una sola nave dividida en dos tramos mediante arco fajón, contrafuerte exterior y bóveda de cañón. La cabecera consta de presbiterio rematado en capilla absidal que está dividida en tres paños por un par de contrafuertes, prismáticos en su zona inferior y columnas entregas en la superior. Una imposta ajedrezada y cinco arcos de medio punto embellecen el conjunto. La portada tiene una serie de arcos concéntricos, entre los que alternan bocelones, sogueados, cañas con bolas y rosetas. Destacan los canecillos que representan al Tetramorfos y a los Evangelistas y el friso inferior con esculturas de los Apóstoles, presididos por Cristo, junto a un león sujetando a un hombre y un fragmento de la Sagrada Cena. La torre se eleva sobre el crucero y destaca la estructura de columnas y vanos geminados muy finos.

 

El Almiñé

Lamentablemente, esta joya del románico del Valle de Valdivielso vio alteradas importantes elementos de su arquitectura, como la cabecera tardogótica que reemplazó al ábside románico, o la puerta clasicista abierta en el muro sur. Sin embargo, lo que queda de románico en esta iglesia de El Almiñé es suficiente para gozar de su visita. Muestra relaciones con San Pedro de Tejada por la ubicación y factura de su torre campanario, aunque ésta es bastante más antigua. También muestra bastantes similitudes la puerta con la de la iglesia de Valdenoceda.
En la iglesia de El Almiñé hay que destacar el hastial occidental con preciosista ventana, el resto de ventanales de los muros, la citada torre campanario que se yergue sobre cúpula y trompas, la puerta del costado norte y los canecillos que se han conservado, incluso reutilizados en la cabecera gótica.

 

Valdenoceda

Otra de las delicias del Valle de Valdivielso es la iglesia de Valdenoceda, que como la de El Almiñé sufrió multitud de transformaciones. Al menos nos queda la portada del muro sur y la torre sobre el crucero, más pequeña y modesta que la de San Pedro de Tejada y El Almiñé. En la torrecilla de acceso al campanario se incrustaron dos interesantes tallas provenientes de alguna parte desaparecida. Se trata de un ángel y un león (¿Acaso, procedentes de un Tetramorfos?).

 

Condado de Valdivielso

En Condado de Valdivielso hay dos iglesias, la de Santa María, de estructura bien conservada, con testero recto y escasa decoración escultórica. El otro templo es el de San Pedro, muy alterado pero que conserva bien la puerta del muro norte -actualmente cegada- con una arquivolta que muestra extrañas y grotescas cabecillas.

 

Ahedo de Butrón

Otra joya románica de las comarcas de "Los Altos" y Valle de Valdivielso es la portada de la iglesia parroquial de Ahedo de Butrón, muy vinculada a la de Moradillo de Sedano y por tanto de magistral factura (relacionada por su escultura con el mundo silense). La puerta tiene tres arquivoltas de medio punto constituida por finos boceles salvo la interior que muestra a los veinticuatro ancianos en disposición radial. Estas arquivoltas cobijan un magnífico tímpano que muestra una excepcional escena de la Epifanía. Las seis columnas se encapitelan con escenas de caza, lucha con animales y bestias fantásticas. La puerta está flanqueada por arquerías murales y ventanales con idéntica calidad en su repertorio escultórico. El amante al arte medieval no debe dejar pasar la ocasión de acercarse a este pequeño pueblecito burgalés para contemplar una de las obras más importantes del románico rural español, dirigida por un maestro de primer orden.

 

Abajas

La iglesia de Abajas es otro noble edificio románico de estas comarcas de Burgos (los Altos y Valle de Valdivielso). La cabecera del templo de Abajas consta de sección recta presbiterial y ábside semicircular. Dos columnas entregas la dividen en tres paños, con un ventanal enmarcado por simples molduras y un guardapolvo con ajedrezado. La portada es el elemento más destacado. Se compone de un par de arquivoltas, guardapolvos y tímpano. La arquivolta interna es todo un riquísimo mundo de iconografía y simbolismo, donde aparecen escenas de lucha entre hombre y dragón, el jinete con su caballo bien enjaezado, un águila explayada mordisqueando un conejito, un grifo de alas levantadas, arpías, cérvidos, etc.

Otros restos

Este recorrido es muy importante por sus restos románicos de calidad, por lo que hay que indicar que las iglesias descritas son las más importantes, no las únicas. Sólo añadiremos unos pocos ejemplos interesantes más como las iglesias de Escobados de Abajo, Arroyo de Valdivielso, Toba de Valdivielso, pero el repertorio es mucho más amplio. El Valle de Manzanedo se encuentra al norte del de Sedano, al noreste de la provincia de Burgos y muy cerca ya de la gran comarca del Campoo palentino y del enorme embalse del Ebro. Llama la atención que cuando entramos en el Valle de Manzanedo, el paisaje cambia rápidamente y ciertos colores ocres de los páramos que se hallas cerca rápidamente se tornan de verde intenso debido a la frondosa vegetación del valle.

 

 

Novedades y Ofertas

El Cajigal en

Top Rural

Guía Michelín 2011-2