Las Merindades

Información conseguida en arteguias.com.

 

El territorio que habitamos se conoce como "Merindades de Castilla". La institución de las "viejas" merindades se pierde en los siglos altomedievales, cuando los condes y los reyes establecieron los "merinos" para administra estos territorios que fueron como la cuna de la vieja Castilla. Como otras comarcas de Burgos, las Viejas Merindades conservan un riquísimo patrimonio románico. Tratar de resumir en unas breves lineas el románico de esta histórica, preciosa y amplia comarca burgalesa es tarea imposible, dada la extensión del territorio y la abundancia de restos románicos, pero mencionemos algunos de los más significativos, a tiro de piedra de la Casa Rural El Cajigal de Quintana.


Incinillas

La iglesia de los Santos Justo y Pastor de Incinillas conserva su pequeño ábside semicircular de sillería con anchas columnas adosadas. Nos llama la atención lo voluminoso de los capiteles de estas columnas y los canecillos del alero. Estas tallas muestran mascarones con aves, águilas con sus presas, músicos, un tullido con bastón, etc. La talla de estas esculturas es ruda pero muestra una expresividad especial, sobre todo en los personajes, cuyos ojos se remarcan con incisiones radiales.

 

San Panteleón de Losa

La ermita de San Pantaleón de Losa, consagrada en 1207 es una de las más fotogénicas y pintorescas de las Merindades y de toda la provincia burgalesa. Se encuentra encaramada en lo alto de una enorme peña saliente, en un lugar de indescriptible belleza. El edificio de una gran calidad arquitectónica, aunque de modestas dimensiones. Tiene una alta nave engarzada con una cabecera de tramos presbiterial y ábside semicircular. Una buena portada sirve de ingreso por la fachada occidental. Lo más curioso es el atlante que la flanquea por un lado y el zigzagueado por el otro.

 

Butrera

La iglesia de Butrera es una de las de mayor calidad arquitectónica y escultórica de toda la comarca de las Merindades. Concretamente, el ábside de la iglesia de Butrera es soberbio, uno de los mejores del románico de las Viejas Merindades de Burgos. Contrafuertes prismáticos lo dividen en cinco paños, con un ventanal cada uno. Destaca la ventana central, abocinada y con tres arquivoltas apeadas en columnas. En el alero, los canecillos son de gran efecto ornamental y expresividad, apareciendo grifos, encapuchados, Sansón y el león, hombres mesándose la barba, el fiero león tornando su cabeza, etc. Mención especial merece el "pensador" por su encanto y plasticidad. La portada es más tardía -siglo XIII- y se observa cierto apuntamiento en sus arcos. Las columnas son esbeltas y los capiteles están dañados, aunque se distingue la presencia de un guerrero y aves.

 

Tabliega

El templo parroquial de Tabliega procede de un antiguo monasterio de mitad del siglo XII. Tiene cruz latina, ábside semicircular al levante, portada al mediodía y torre sobre el crucero. El ábside va reforzado con contrafuertes y columnas y en los paños existen ventanales. Los canecillos son interesantes por sus motivos: músicos, monjes, guerreros, juglares, etc. La torre sobre el crucero fue iniciada al estilo de la de San Pedro de Tejada, pero lamentablemente fue terminada en otra época y otro estilo. Interiormente, la atención deberá centrarse en el crucero y en el presbiterio. El crucero se cubre con bóveda de cuarto de esfera y sobre él, a semejanza de San Pedro de Tejada, se elevaba la mencionada torre. Cuatro arcos torales aguantan el peso. En definitiva, este templo románico de Tabliega es de construcción esbelta, bien cuidada en su ejecución y de equilibradas proporciones. Al buen acabado de los elementos arquitectónicos corresponde una escultura variada y atrayente.

 

Bercedo

La modestia del ábside de la iglesia de Bercedo, todo él de mampostería y reducidas dimensiones no hace presagiar que el muro sur del templo nos va a regalar uno de los conjuntos escultóricos más interesantes de la comarca. Este muro tiene la puerta principal (otra menor hay en el hastial oeste) y dos ventanales a los lados. La puerta tiene arquivoltas con esculturas de personajes, guerreros, aves, dragones, sagitarios, etc. que recuerdan a las puertas de Almendres y Soto de Bureba. Las ventanas tampoco son "del montón". En una de ellas -la izquierda- se esculpió en el tímpano un guerrero y en la otra tres personajes en el baquetón, dos de ellos "mordiéndolo" y uno de ellos con largos bigotes.

 

La Cerca

El ábside de la iglesia de La Cerca está recrecido y muy alterado. No obstante, muestra una bella sillería rosada y algunos ventanales interesantes. En uno de ellos aparecen tres personajes en una barca en lo que pudiera ser una representación de "La Pesca Milagrosa". Empotrado en el interior del ábside hay un conjunto de Pantocrátor con Tetramorfos de datación incierta, aunque pudiera ser del siglo XIII.


Colina de Losa

El templo de Colina de Losa es otra de las joyas del románico de las Merindades de Burgos. Se conserva bien en sus partes fundamentales: nave, ábside semicircular y portada a poniente, obras de finales del siglo XII. Lo más destacable y muy original en el románico burgalés es la puerta, realizada por un autor con ideas propias. Tiene tres arquivoltas y guardapolvos que se apoyan sobre columnas acodilladas. Fustes, capiteles, cimacios, jambas, todos los elementos están decorados; es la mejor portada de la ruta. En una arquivolta el baquetón va sujeto por diferentes elementos y en otra aparecen incisiones circulares de misterioso simbolismo. Los fustes tienen decoración de estrías, escamas, círculos concéntricos, bezantes y motivos vegetales. En los capiteles aparecen escenas juglarescas y de animales.

 

 

Novedades y Ofertas

El Cajigal en

Top Rural

Guía Michelín 2011-2